26 feb. 2012

JAMES GOOLD

Escrito por:
Pablo Romero Montesino-Espartero
(Mi hermano)
.
.
.
JAMES GOOLD

Este hombre, al que yo le cambiaría el apellido Goold por el de Gold, es el abogado que ha hecho factible, el que después de varios litigios a lo largo de cinco años en los tribunales de Tampa, Atlanta y Washington, el tesoro de la “Maria de las Mercedes” haya embarcado, en dos aviones Hércules de la Fuerza Aérea Española y que felizmente han despegado ya de la base americana de MacDill. En ellos viajan 594.000 monedas de oro y plata, que el expoliador arqueológico Greg Stemm extrajo del pecio sin más miras que la de un vulgar cazatesoros, obviando la más mínima ortodoxia arqueológica, con lo cual dificilmente podremos ya conocer y estudiar los artefactos que pudieran darnos pistas sobre los usos y costumbres, de los más de 200 marinos españoles que allí murieron , defendiendo lo que el Estado le había encomendado custodiar.
El trabajo impecable de este hombre, merece nuestro más encendido agradecimiento, por cuanto de aquí en adelante, no habrá ninguna empresa como la Odyssey Marine Exploration que esté dispuesta a jugársela para rescatar tesoros de barcos españoles, que como a la mencionada, le haya supuesto el que sus acciones en la bolsa de los EEUU estén más hundidas que la mismísima fragata que expoliaron.
Mención especial merece la persona que gracias a su épico esfuerzo, trabajó años en los archivos hasta dar con un documento en el que claramente se demostraba que la “Maria de las Mercedes” no era un barco mercante, sino un buque de guerra español transportando fondos a España.
Esperemos que una parte de los beneficios que los museos puedan obtener de la exposición de estas monedas, se destine a la mejora de los paupérrimos medios con que la arqueología submarina española, cuenta hasta la fecha.
No puedo terminar sin demostrar mi alegría al pensar de qué forma se le habrá borrado de la cara la sempiterna sonrisa al señor Greg Stemm, cuando viera despegar los dos Hércules camino de la base aérea de Torrejón en Madrid.

Pablo R.M-E. (Simbad)

EL “COSTA CONCORDIA”

Escrito por:
Pablo Romero Montesino-Espartero
(mi hermano)


EL “COSTA CONCORDIA”
(Carta publicada en el periódico ABC el día 16-01-2012
.
Todos los marinos sentimos especial tentación por navegar cerca de la costa. Unas veces por interés propio de la navegación para ganar tiempo, alguna vez para saludar al farero o al pueblo donde has nacido, otras por la emoción del riesgo, –especialmente en los buques de pasaje- mostrando así nuestras habilidades a los pasajeros, haciéndoles pasar un rato agradable viendo como discurre la costa por la banda de tierra, con su maravillosa orografía .
Generalmente suele ir todo ello en consonancia con la edad del Capitán o el Piloto de guardia. Tenemos un dicho que refleja esto de manera especial: “Da una milla de resguardo por la mujer y dos millas por cada hijo” Se refiere claro está a la distancia que debes pasar de un peligro en cada una de las hipótesis.
El Capitán del “Costa Concordia”, que estaba en ese momento en el puente, parece ser que con el afán de que los habitantes de la isla de Giglio, disfrutaran con el espectáculo de ver pasar a escasos metros de su costa al barco de cruceros iluminado de quilla a perilla y a su pasaje con la vista del puertecito de Giglio, olvidó desgraciadamente nuestra norma de seguridad y se “incrustó” en un bajo de piedra, que le obligó a llevar a su barco a embarrancarlo en la costa con el fin de facilitar el salvamento del pasaje y ulteriormente, el hipotético del buque.
Si como parece esto ha sido así, será acusado de imprudencia temeraria y de homicidio culposo con lo que todo ello conlleva.
Pienso que lo de ser el último en abandonar el barco después de emitir la señal de abandono o del “sálvese el que pueda” es algo muy subjetivo, pues ¿quién puede garantizar que no queda nadie a bordo de un barco con 4.000 personas embarcadas? o dicho de otra forma ¿ cómo puede el Capitán saber que no queda nadie en el barco a la hora de su decisión de dejarlo? La formula está bien y se aplica generalmente, pero no es ese el pecado mayor que cometíó el capitán Schettino, sino su imprudente acercamiento a la costa de Giglio. Su alegación de que el escollo no estaba señalado en la carta náutica tampoco es eximente, máxime con la dotación de medios electrónicos con que cuenta su magnifico puente de mando. El que una curva de la carretera no esté señalada, no le exime de responsabilidad al conductor que se sale de ella por exceso de velocidad
.
Pablo R.M-E. (Simbad)
.

20 feb. 2012

DICIEMBRE (Calendario de Espinelas) 12/12 - Fin del calendario

De Terly
.
.

.
.
CALENDARIO DE ESPINELAS (12/12)
Fin del calendario.
.
.
DICIEMBRE
.
.
Se escucha ya la sartén
la zambomba y pandereta,
se ve pasar el cometa
que se dirige a Belén.
Pronto llegarán también
lo Reyes Magos de Oriente
cada cual con un presente
que entregarán con cariño
al Rey del Cielo, hecho Niño,
nacido bajo el relente.
.
Terly

.
.

15 feb. 2012

NOVIEMBRE (Calendario de Espinelas) 11/12

De Terly
.


NOVIEMBRE
.
No aguanto al frío la espera,
voy a sentarme al brasero;
mas he de pasar primero
por Carmen la castañera
que ya se ha puesto en la acera
para vender sus castañas
que son la gloria de España.
Llamaré a mi amigo Osorio
para ver Don Juan Tenorio,
ambos, de exacta calaña.
.
Terly
.

7 feb. 2012

OCTUBRE (Calendario de Espinelas) 10/12

 De Terly




OCTUBRE
.
Se escucha ya la pelea
con sus cuernos arbolados,
son dos valientes soldados
iniciando la berrea.
Ya la mañana clarea
y se ve junto a la encina,
(casi, casi se adivina)
un ciervo que fuerte brama,
que le lanza una proclama
al que fiero se avecina.

Terly


5 feb. 2012

SEPTIEMBRE (Calendario de Espinelas) 9/12

De Terly
.


SEPTIEMBRE
.
Los pajarillos están
abandonando sus nidos;
para ser bien instruidos
a las escuelas se van.
Les acompaña el afán
de nutrir el intelecto
para empezar el trayecto
que va a la universidad.
Allí, con seguridad,
terminarán su proyecto.
.
Terly
.