11 oct. 2011

INVISIBLES


De:
Pablo Romero Montesino-Espartero
(mi hermano)
.
.
.


INVISIBLES
 
Hay formulas modernas para saber en que término de tu camino te encuentras en la vida, yo siempre he dicho, que cuando el portero te da el “don” y la familia el “ito” te debes preparar para lo peor. Esta formula tan solo sirve para alertarte de que tu intensa y emocionante vida, está llegando a su puerto de destino y debes aceptar ver como una juventud arrolladora-no la tuya, por supuesto-te pasa por encima como una apisonadora.
Miras en tu derredor, y al verlos llenos de vitalidad y alegría desenfrenada, te preguntas por qué no tienes una segunda oportunidad, para emplearla en aplicar la experiencia adquirida a lo largo de tu existencia, en corregir los errores cometidos a lo largo de ella.
Ya no hay vuelta a atrás y las agujas del reloj ,que hace unos años, muchos ya, parecían casi paradas, ahora se te asemejan a la hélice de un avión en la que en cada revolución, se te escaparan los días y las horas a una velocidad de vértigo.
A veces pienso que voy en una nave espacial que gira alrededor de la tierra y en la que la salida y puesta de sol se sucedieran cada dos horas.
Todo esto es muy triste, pero cuando el estado físico es benevolente contigo, ese transcurrir se hace más soportable y a veces te anima a aprovechar al máximo cada instante, habiendo comprendido, que como diría un muy querido sabio de Navalmoral de la Mata, “hay que darse prisa, que esto se acaba”.
Pero hay algo que te duele mucho más que el paso del tiempo o que los achaques propios de tu edad y es tu invisibilidad.
Esa invisibilidad, no es otra cosa que cuando rodeado de gente más joven que tú, tienes la sensación de no estar, estando, debido a la falta de consideración hacia ti.
En tu interior sufres, pues no hay cosa peor en esta vida, que esa invisibilidad artificial a la que te someten a pesar de que tu “riqueza” podría reportarles un gran beneficio, si emplearan de vez en cuando la herramienta de la pregunta.
.

9 comentarios:

Militos dijo...

Invisibilidad, es lo tremendo de nuestra resistencia física y mental. La cabeza no cumple años, afortunadamente digo yo, pero en estos tiempos de valores invertidos ¿A quien le importa?

Siento en todo como tú, querido amigo que te asomas a la página de Terly.
Un beso

Juliana Gómez Cordero dijo...

Yo no la llamaría invisibilidad. La denominaría simple y llanamente
indiferencia y desapego hacia los que sobrepasamos el límite de cierta edad (determiada por ellos) que sobrevivimos por que luchamos por conservar lo que nos corresponde por derecho.Estamos vivos aún y por lo tanto merecemos ,si nó el cariño que ansiamos, al menos el respeto por nuestro criterio y nuestra opinión.
No somos invisibles¡¡ NO !!
Gracias por tu excelente post Pablo
,talentoso hermano de Terly y amigo mío por cercanía.
Besos a ambos.
Juliana

Pilole dijo...

Tiene razón Juliana, no es que seamos invisibles, es que según corre el tiempo, dá la sensación que no interesas a nadie, que sólo la juventud importa, ellos creen que no van a llegar, pero por desgracia el tiempo es implacable para todos. ¡Yo tampoco quiero ser invisible! Un beso para todos

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

genial, Terly, alcanza un beso para tu hermano de parte de tu Lola

José Antonio del Pozo dijo...

es verdad, Terly, felicita a tu hermano, es un muy buen e irónico texto, sólo suavemente indignado, de la soberbia de muchos que sólo en la fachada reparan, y más en estos tiempos tan audiovisuales. Ha sido un placer leer este texto
saludos blogueros

MAJECARMU dijo...

El tiempo pone todo en su lugar,lima orgullos,presunciones,vanalidades y la juventud sigue siendo protagonista...Pobres de los que buscan el éxito fuera y vuelven a consolarse a su propia casa.
Mi felicitación para los dos hermanos,que también se complementan.
Mi abrazo para los dos.
M.Jesús

Anónimo dijo...

Leo vuestros comentarios y pienso que lo verdaderamente meritorio es lo que vosotros creais.Lo mío es prosa barata, carente de romanticismo y sin otro mérito que el de ser escrita desde mi invisibilidad.

Militos, hay que recuperar los valores pues son los que nos acercarán a la Verdad.

Juliana, en Rosario dejé mi apéndice y casi la vida,y en cambio me traje el cariño y recuerdo de mucha gente buena de mi Argentina del alma, cuando era "super-visible". Me admira tu talante y tu sensibilidad. Gracias por tu amistad.

Pilole, yo ya he alcanzado un grado medio de invisibilidad que también me permite "mirar" sin ser visto. Es una ventajilla...

Maria Angeles, tu beso me ha alcanzado y me ha sabido a gloria.

Gracias José Antonio por tus palabras.

Majecarmu,aprovéchate, pues lo queramos o no la invisibilidad acaba llegando y es como Zapatero, que parece que no está, pero está.

Un abrazo
Pablo

Terly dijo...

Pablo:
Nuestro querido sabio de Navalmoral se quejaba de que con los años se iba haciendo invisible ante los hijos, pero no era cierto, su peso específico en toda su familia fue del tamaño de un transatlántico. ¿Y qué decir de ti? los tuyos te escuchan tanto que no quieren irse de tu casa, jajaja... se sienten tan agustito a tu lado que si fueras tú quien se marchase, se irían contigo.
A los amigos y amigas que nos han visitado, mi agradecimiento y besos y a brazo a repartir.

Marina-Emer dijo...

Te deseo un feliz fin de semana,gracias por visitarme ,,,siempre hermosas tus palabras para mi.
Con todo mi cariño.
La alegría es el ingrediente
Principal en el compuesto
De la salud.
Un cariñoso abrazo.
Marina.
***Espigas del alma III***