20 feb. 2014

SER MADRE

Autor: Terly




SER MADRE
A mi hija Rossella
 

Al claror de la mañana
extiende sus amplias velas
y navega sobre balandro
de suave felpa.
 
Recala en cada playa
de sabanas dormidas
y ofrece sus caricias
de reloj de arena. 

Al fuego de su amor
hierve lácteos
que serán bebidos
 con ojos de espesa niebla.
 
Comprueba las ventanas,
la alarma ya está puesta,
compite con la aguja del reloj
en dura y exhausta competencia.
 
Olor a gasolina,
colegios que despiertan,
se pierden las miradas,
y el trabajo que muerde cada día.


JJRME (Terly)

2 comentarios:

Militos dijo...

Precioso poema a Rossella y mira que resulta complicado componer a los seres queridos.
Muy bien captada la esencia de la maternidad. Me gustó mucho.

Un beso, amigo poeta.

Juan José Romero Montesino-Espartero dijo...

Gracias, Militó, tienes toda la razón del mundo, escribir un poema a tus seres queridos resulta de lo más difícil, siempre te queda la sensación de que la esencia del poema no va a ser captada por no haber sabido transmitirla. Un beso, amiga.