20 ene. 2017

CÁCERES

Autor:
Pedro Romero Mendoza
 

Un soneto de mi padre a la ciudad que nos vio nacer
 .
. 
 
 

CÁCERES 
.
Abrazado de luz en el estío,
como un incendio de rojizas llamas
son tus cúpulas, torres y espadañas
anhelos inmortales de infinito.
.
Del arte y la belleza es tu recinto,
expresión singular, eterna brasa;
surges, como un ensueño, de las ascuas
y buscas en la altura tu delirio.
.
Desde el furor liviano de la aurora
hasta el claro surgir de las estrellas,
estás cómo soñado a todas horas.
.
Todo es luz hechizada, misteriosa
cayendo a borbotones en tus piedras,
¡Testimonio sin par de tu grandeza
.
PRM.

No hay comentarios: