6 abr. 2018

BODAS DE ORO



Autor; Terly

                                                                

 













                        




6 de abril de 1968 
                          
                                                                           6 de abril de 2018



HOY HACEMOS 50 AÑOS DE MATRIMONIO
Toda una vida juntos, con nuestras alegrías y tristezas, nuestros defectos y virtudes, con nuestras diferencias y reconciliaciones, pero, en cualquier caso, con un balance sumamente positivo: dos maravillosas hijas, dos excelentes yernos y una manita de fantásticos nietos, con un "estrambote" de dos más.
¡Qué extraña es la vida!... Paola, una chica italiana que mantenía una relación amorosa con un excelente amigo mío, vino a España para pasar sus vacaciones junto a su media naranja. En esta ocasión lo hizo acompañada de otra conciudadana y amiga suya que, con deseos de practicar el español que había aprendido en la universidad de Filosofía y Letras de Padua, viajaron juntas a Madrid. Esa italiana, siciliana para más señas, me fue presentada por ellos y, en el transcurso de 20 días y a pesar de no congeniar lo más mínimo al principio, nos enamoramos y nos hicimos novios. No cabe duda de que ese periodo, a pesar de ser tan corto, nos resultó lo suficientemente atractivos como para formalizar nuestra relación.
Agotados esos 20 días que duraban sus vacaciones, se marchó a Italia para terminar el curso en el colegio donde ejercía como profesora de Geografía, Historia, Latín y Griego.
Mantuvimos nuestro noviazgo separados durante seis meses y con tan solo el contacto del Correo Postal y las conferencias telefónicas. Doble mérito si pensamos que era un tiempo en el que había que hacer largas colas en una centralita de la Compañía y esperar a que te fuera concedida la comunicación correspondiente por la telefonista de turno. A pesar de no habernos vuelto a ver durante ese periodo, nos embarcamos en la aventura de contraer matrimonio, lo que hicimos en el norte de Italia, en la ciudad de Pordenone. Pero no queda ahí lo extraño de la vida, nuestros respectivos amigos que llevaban ya un prolongado noviazgo, no mantuvieron su relación, por lo que, nosotros nos casamos y ellos no.
Como puede apreciarse fácilmente, lo nuestro fue un noviazgo con mando a distancia y, a pesar de ello, algo sorprendente que nuestro matrimonio haya funcionado casi con la precisión de un reloj durante estos 50 años. Resultado, hemos conseguido formar una familia sumamente unida; así es  la nuestra.
A veces, la vida nos sorprende con estas maravillosas historias y yo soy feliz de haber sido uno de los protagonistas de ella.
Y aquí, mi rotundo sí:
SORBO A SORBO
A Tonia

Sí que quiero escuchar día tras día

la mágica cadencia de tu voz,

tus susurros meciéndose en mi oído,

el grito silencioso de tus besos,

cada mañana despertar envuelto

en los sedosos lienzos de tus brazos,

arder al fuego lento de tus ojos

o rezar en el templo de tu cuerpo,

beberme sin cesar un solo instante

sorbo a sorbo la copa de tu vida,

sentirte palpitar sobre mi piel

y a tu lado, morir en un te quiero.

JJRME (Terly)




No hay comentarios: