4 may. 2009

LA VALLA CINEGÉTICA

De Pablo R.M-E. (Mi hermanos)
.
.
LA VALLA CINEGÉTICA


Me dirijo a los que me leéis, en calidad de cérvido nacido y criado en “Los Guadarranques”, uno de los parajes más bellos de Extremadura, aquí por la Villuercas.

Pues bien, hace algunos años, mi abuelo que fue medalla de oro y record de España, me contaba mientras sesteábamos en las umbrías de la sierra de la Palomera, la facilidad que tenían antes para desplazarse libremente a sus querencias. No había vallas, y las pocas que se ponían en su camino, no representaban problema alguno ya que eran para el ganado, y aparte algún enganchón que otro de nuestras patas o cuernas, resultaba hasta divertido saltarlas.

Ahora, queridos amigos, hemos sido “pescados” dentro de ciertas fincas y nos vemos obligados a llevar una vida casi doméstica, con el consiguiente deterioro por endogamia, de lo más preciado de nuestro cuerpo desde el punto de vista cinegético: nuestras cuernas. Ya no podemos elegir nuestros pastos, abrevaderos, encames o picaderos...y en las noches del otoño, cuando el celo me quema, me sangran las pezuñas de escarbar y recorrer arriba y abajo la valla junto a mis ciervas del Guadarranque, pero separados ahora por el frío alambre.
.
Ya sé, queridos amigos de la naturaleza y de la libertad, que la cosa está bastante complicada desde que la caza se ha convertido en una moda. Estamos en el punto de mira no solo de los rifles modernos, sino también de muchos intereses foráneos y aun cuando seguimos dispuestos a servir de diversión a los hombres y mujeres que sean capaces de “pagar caras” nuestras muertes, queremos que el hombre nos permita ir libremente a nuestras querencias y elegir nuestros dueños y nuestras ciervas y que también se nos permita morir con dignidad y no como prisioneros condenados a encontrar en nuestra huida, una muerte cierta al final de la valla.

Os quedaré muy agradecidos si hiciérais saber a quienes pueden decidir sobre esa monstruosidad llamada “valla cinegética”, que nosotros, los venados de estas sierras, estamos decididos también a ir a Bruselas si preciso fuera. Un Horquillón.

SIMBAD - (Mi hermano Pablo R.M-E)

12 comentarios:

Nerina Thomas dijo...

Toma todo con calma, que nada vale la pena te pongas mal.
un abrazo amigo

Pedro dijo...

¡Oh "noble deporte" de la caza,
que practican "valientes" cazadores,
con fusiles de mira telescópica,
con los que se juegan la vida los señores...

Feroces conejos les acechan
y cérvidos sedientos de su sangre,
sin olvidar las bárbaras perdices,
que atacan y matan como nadie....

Y no quiero seguir, que me cabreo y a estas horas no es bueno.
Un abrazo.

Jesús Arroyo dijo...

Hola:
¡QUERENCIA!
Es una de mis palabras preferidas.
Abrazos.

Mar Solana dijo...

Demasiado tiempo torturando con saña y crueldad a nuestros "hermanos pequeños", los animales.

Demasiado lenta avanza la conciencia hacia este peliagudo tema.

Demasiados obstáculos para que el hombre COMPREHENDA que los animales, como una vez dijo el escritor y periodista ya fallecido Francisco Umbral, son ANGELES EN LA TIERRA, angeles que están aquí soportando tanta crueldad de parte del ser humano para enseñarnos el AMOR INCONDICIONAL, y para mostrarnos de forma sencilla. QUE ELLOS SÓLO SE MATAN ENTRE SÍ PARA ALIMENTARSE, PARA CUMPLIR CON UNA CADENA BIOLÓGICA.

Por cierto, Pedro, me ha gustado el poema que has comenzado respecto a la caza, me gustaría que lo acabaras y pedirte permiso para colgarlo en mi blog.

Un abrazo amigos, gracias por compartir.

Militos dijo...

No sabes ciervo encerrado cómo te comprendo, son los gajes de la libertad de los otros que nada tiene que ver con la tuya. Siento en el alma esa limitación que ponen a tu vida, pero mira a los humanos nos está sucediendo algo parecido. Poco a poco nos van acorralando por todas partes y llegará el momento en que no podremos salir de nuestro habitad, si no queremos perecer antes de tiempo.
Sé que esto no te anima, allá vosotros, pensarás y con razón... No, si yo no vengo a darte soluciones, sólo quería acompañarte y escuchar tus lamentos.
Y digo yo: ¿Los venados no tenéis sindicatos que os arreglen los problemas?
Ah que en eso también sois igual a nosotros... no arreglan nada sólo succionan de la vaca madre del establo.
Te entiendo, te entiendo y te acompaño en el sentimiento, quedamos a la par.
Simbab, me has hecho llorar con las penalidades de este gran venado, nacido para la libertad.
Un abrazo

Desire dijo...

Terly que bello poema me has dejado en mi blog, te cuento que me gusto tanto que hoy encabeza el blog, gracias.

García Francés dijo...

¡Qué bonito texto para un cazador que hace años dejó de serlo!

D. Terly, le dejo un comentario, pero, si le incomoda, por favor, amigo, bórrelo. Un abrazo muy fuerte.

¿Insulté a D. Carlos Martínez Gorriarán?

Hace unos días fui criticado por llamar "zafio" al Sr. Gorriarán, tras unas declaraciones del dirigente de Unión Progreso y Democracia, en las que éste tachaba de “mohosas” las elecciones europeas y de “burdel” a sus rivales del partido Ciudadanos.

Gorriarán, un político zafio

SIGUE...

¿Insulté a D. Carlos Martínez Gorriarán?

Darilea dijo...

A este paso nos cobraran el aire para respirar.
Besitos.

maria jesus dijo...

¿Que se puede hacer?

¿Donde hay que firmar?

Anónimo dijo...

Gracias por vuestros comentarios y por la sensibilidad que demostrais en algunos de ellos.
SIMBAD

García Francés dijo...

Gumersindo, Prisa y Cebrián

Gumersindo Lafuente, es un antiguo compañero de El País, un tipo muy profesional y D. Gumersindo Lafuente, es un antiguo compañero de El País, un tipo muy profesional y algo travieso, con esa punta de humor negro del que lo ha visto todo en prensa escrita. Primero en El País y luego en El Mundo. Ahora, como director del digital Soitu.es, ve los toros de papel desde la barrera y destila ironía.

En unas jornadas sobre el futuro del periodismo D. Juan Luis Cebrián, según Periodista Digital, dijo: "se ha acabado el modelo de configuración de los medios que ha perdurado dos siglos". Pronóstico letal.

D. Gumersindo Lafuente, SINDO, para los amigos, añadió la nota de humor de la jornada. El director de Soitu.es recordó que si el margen de beneficios de Prisa es insignificante es porque Cebrián, acompañado de otros prebostes, "juega demasiado al golf".

En la sala se levantó un murmullo expectante y, alguien susurró: “Muy mal, por cierto”. “Juegan al golf mientras su industria y su modelo de negocio cambia las reglas al borde de un precipicio del que no sabemos cómo vamos a caer”, añadió D. Gumersindo.

Y es que el golf es un deporte muy entretenido pero que exige gran concentración y una enorme dedicación.

Mientras, en Prisa centellean las navajas, Santillana tirita, los periodistas se estremecen y D. Javier Díez Polanco abandona el Grupo.

Gumersindo, Prisa y Cebrián

Luis y Mª Jesús dijo...

Querido venado, no sabes que bien te entiendo, yo también me veo constreñida `por normas absurdas que me impiden desplazarme con los niños. El coche ceder al casco antiguo pero la policía me prohibe entrar con niños a horas de colegio para animar las monjas a que se vayan del centro.
Ya ves normas absurdas para proteger ellos sabrán a quien y yo también (a unos concejales socialistas que viven allí y les molestan los colegios).
Corre todo lo que puedas porque cada vez será menos.
Un beso en los cuernos