13 mar. 2010

HOY, HAIKU

De Terly
.
.
.
.
.
XII
.
Árbol de vida
fugáz es el camino
llegó el Otoño.
.
Terly
.

18 comentarios:

ARCENDO dijo...

El sol ya sale
tiñe su dorada luz
el horizonte.

Rasgan mis hojas
con su suave despertar
el aire quieto.

Mis hojas verdes
publican primavera
con voz de violín.

SALU2

Militos dijo...

¡vaya! ya se me adelantó Arcendo y encima poético. Se ve que la primavera está cercana.

Es difícil, Terly condensar en tres versos tanto relato. Creo que yo nunca podré hacerlo. ¡Felicidades! es muy bonito y la fotografía nostálgica, como a mi megusta.
Un beso fugaz

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

más de unavez he intentado escribir un haiku; imposible, no tengo el poder de la condensación.
precioso
y gracias por el poema de la Lola, es guay
un besito

El Drac dijo...

Bonito haiku...¿biográfico? Excelente fin de semana amigo Terly.

Julio dijo...

Terly.Yo no soy orador ni "escritorazo" como tus "fieles".
Pero aprecio,de todo corazón,la amistad de mis leales amigos que aman a Dios y a nuestra España hasta las últimas consecuencias.
Como verás,sólo sé decir estas cosas.( suficiente ¿no te parece?)
Eres un gran tío, "joder". Un fuerte abrazo de un viejo Boina Verde.

MAJECARMU dijo...

Muy nostálgico y sabio el haiku..La vida florece y se va cuando acaba la estación..así es de corta..!

Menos mal que,otra vez vuelve a florecer y aprendemos a valorarla y a disfrutarla..

Mi felicitación y mi abrazo,Terly.
M.Jesús

Noray dijo...

La existencia es sin duda fugaz, pero es tan intensa que hace de cada uno de los instantes pequeñas eternidades.


Un abrazo.

Marisa dijo...

La primavera
en el tiempo,
destierra
otoño en el
pensamiento.

Un abrazo y buen
fin de semana.

MarianGardi dijo...

Cuando llega el otoño caen las hojas y el árbol se queda peladito y feo en los Inviernos, hasta que vuelve la Primavera y renace el Milagro de la vida.
Conoces el libro de la Naturaleza Terly, ella nos enseña todo!!
Un abrazo revuelto con besos

Emilio dijo...

Amigo mío, no le tengo mucho aprecio al otoño como estación, solamente a los otoños de la vida.

Saludos y abrazos.

Terly dijo...

Se dice del Otoño, como estación del año, que es triste por la forma y el colorido que poco a poco van tomando las hojas hasta arrugarlas y llegar a pintarlas de marrón.
No considero tan triste esta estación como la del otoño de la vida que nos la va robando hoja a hoja hasta dejarla desnuda sin posibilidades de Primavera, al menos en este mundo.
Gracias por vuestra presencia y comentarios que siempre dan un toque de alegría.

MAR SOLANA dijo...

¡Vaya, Terly!

¿Te has dado cuenta que este Haiku está en completa consonancia con la "Décima estación" del Vía Crucis de G. Diego? Supongo que lo habrás publicado a propósito ;=)...

El marchitar de la vida como algo natural, es un ciclo de la existencia y se asocia al Otoño, estación en la que la tierra va despojándose de la exuberancia del estío, poco a poco todo se va demudando, se recogen las cosechas y la tierra se prepara para el largo reposo invernal; que a su vez es la antesala que prepara el despertar y el nuevo brotar de la tierra en primavera:

MUERTE Y RESURRECCIÓN...

Un placer leerte, siempre, siempre, Terly.

Besos de domingo.

Terly dijo...

Asi es, querida mar, muerte y resurrección y entre el Otoño y la Primavera, los duros y crudos Verano e Invierno.
Besos domingueros también para ti, a Juan un abrazo y a Mike... ¡Guau!

Juliana Gómez Cordero dijo...

Maravilloso equilibrio entre haiku y paisaje.¡ Cuanto contenido en tan poco espacio!
Mis FELICITACIONES y un beso querido Terly

Terly dijo...

Un beso, querida Juliana y buen Domingo.

Ananda Nilayán dijo...

Mira que son sabios los haiku y tu has sabido sumegirte de ello en el tema y su esencia.

Te felicito. Un abrazo.

Urdanautorum dijo...

Todas las estaciones son bonitas, incluso las de la vida, si bien la más hermosa por su significado sea la primavera; la que esperamos tantos españoles.
Un abrazo Terly.

Narci dijo...

Al llegar la primavera se renueva la vida, y la existencia vuelve a parecer eterna.

Precioso haiku

Besos
Narci