7 may. 2011

GRANADA - LA VIEJA CIUDAD

De
Pedro Romero Mendoza
(Mi padre)




.
 Un amigo de Cáceres, Valentín Domínguez, me ha proporcionado este escrito y poema de mi padre, que nosotros desconocíamos por no encontrarse entre los papeles que él nos dejó. Fue publicado en una revista de la ciudad en el año 1916 cuando mi padre contaba tan solo 18 años. Creo que ha sido un excelente hallazgo que le agradezco y que publico a continuación:

.
GRANADA - LA VIEJA CIUDAD
De Pedro Romero Mendoza
.
Un hilo de luz resbaló por el alfeizar de un amplio ventanal morisco, en la noche serena, recuerdo vivido de aquellas noches de la edad moruna en el oscuro portal de una vivienda arábiga. Aparece envuelta en la lluvia de plata que cae por el ajimez  granadino, la morisca de ojos verdes, con su vestido andrajoso purificado al beso de la luna que ilumina levemente los angostos andurriales del pueblo muslímico. Ha salido de entre las tinieblas con un ánfora al brazo, ánfora sedienta que bebe los chorros de agua de los bellos atanores. Su alma, ya española, ha sentido en sus labios los besos apasionados del califa y al contacto de este fuego que la leyenda árabe ha recogido en sus anales de oro y rica pedrería, canta con exquisita dulzura el amor a la ciudad vieja donde de amor murieron los emires y watis de los pueblos orientales


¡Ciudad triunfante en galas y esplendores!
¡Oh Granada vergel de la odalisca!
donde retoza la legión morisca
vencida en el ardor de sus amores.

Refléjase en las aguas de la fuente
la dorada corona del califa,
mientras pierde esplendores la catifa
antes los rayos del fulgor muriente.

Al sordo son de viejos tambores
ante el alma esplendente de las diosas
inmolan sus bellezas, angustiosas,
los mármoles, las fuentes y las flores.

Ajorcas, gemas, perlas y collares,
pebeteros, broqueles, paramentos,
que fueron de Granada monumentos
encierran sus murallas a anillares.

En jardines de exótico ramaje,
entre áureas fontanas cristalinas,
espléndidas leyendas palatinas
he llorado a la sombra del follaje.

Danzaron las mujeres de occidente
a través de los patios de la Alhambra
y ante el ruido sonoro de su zambra
acudieron sultanes del oriente.

Hoy la Alhambra es recuerdo de su historia
que, a la vez que los campos y los lares,
va tejiendo al amor de sus telares
lo más rico y preciado de su gloria.

.

17 comentarios:

Juliana Gómez Cordero dijo...

Qeridísimo Terly, hago mia la emoción que habrás sentido al encontrarte con eso,desconocido y tan bello escrito por tu padre.
También yo lo admiro profundamette y comprendo tu amor y admiracion por él.
LLevas en la sangre el espíritu de la poesía que con seguridad te trasmitió tu padre como un valioso testamento de amor.
un beso con todo mi afecto: Juliana

Valdomicer dijo...

Muchas gracias por tu mención. Solamente decir que el documento lo hallé en el blog de mi amigo Teófilo y que mi colaboración se limitó a ponerlo en tu conocimiento.
http://recuerdaconmigo.blogspot.com/2011/05/guia-comercial-caceres-1916.html

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Me alegro que haya encontrado esa maravilla de su padre, ami me ocorrió con el mío, todas las poesías de amor que escribió a mi madre y que nunca las llegó a mandar, la pena que tuve , es que mamá ya había fallecido también , las encontré vaciando el piso para entrar de monja, Un gran hallazgo el suyo y el mío.
Le dejo mi ternura y algo muy interesante en su correo
Con ternura
Sor.Cecilia

Urdanautorum dijo...

¡Quién no suspira tan sólo pensando en La Alhambra...!
Peciosa poesía y el descubrimiento.
Como colofón a tan entrañables entradas lo de Sor Cecilia y el hermoso motivo para recordar a sus padres.
He decidido leeros antes que las noticias. De esta manera afronto el día con más optimismo.

Amaya dijo...

Solo quien tiene alma poeta y siente de verdad una ciudad puede hacer una descripción tan bella, en prosa poética y en verso
Qué orgullo para tí!
Muchos besos, Terly, y un fuerte abrazo

Galeote dijo...

Terly, versos deslumbrantes de tu padre, que ya en los primeros años de este siglo pasado, con solo 18 años él compuso.
Versos tan elaborados, como bien estructurados, en la pluma de un joven que en el comienzo de un siglo XX, descubriría sin duda a esa musa visitando el alma de Granada.

Desde aquí, le doy mi más sincera felicitación a tu padre por este gran poema.

Puedes estar orgulloso de él, ya que te dejó de legado lo más guardado y escondido del interior de su ser... La poesía.

Un abrazo poeta.

Oréadas dijo...

Menudo tesoro Terly, puedo imaginar la sorpresa ante este hallazgo.
Un besito

Jesús Arroyo dijo...

Maravillosa sorpresa.

Marisa dijo...

Cuánta emoción habrás sentido
con este maravilloso hallazgo.
Tu padre era un poeta
con gran sensibilidad
tienes motivos
para sentirte orgulloso
de él.

Besos

Terly dijo...

Juliana:
Gracias por estarme siempre cerca. Me hizo una gran ilusión este hallazgo, sobre todo por traterse de algo escrito por mi padre a temprana edad y que desconocía.
Un beso.

Terly dijo...

Valdomicer:
Soy yo quien te agradezco este documento que me has facilitado y que ya tengo a buen recaudo.
Pasé por el blog de tu amigo Teófilo y le dejé comentario.
Un abrazo.

Terly dijo...

Sor Cecilia:
Puedo imaginar su alegría al encontrar esos poemas de amor que su padre dedicaba a su madre y mucho más aún en un momento tan transcendental como el que estaba viviendo.
Recibo su ternura y le dejo mi afecto no menos tierno.

Terly dijo...

Urdanautorum:
Jajaja... me hace gracia tu comentario y referencia sobre las noticias. Las visitas de Sor Cecila a este blog son como un bálsamo espiritual.
Sí, el mero hecho de pensar o soñar con la Alhambra hace que afloren los suspiros.
Un abrazo, amigo Ramón.

Terly dijo...

Amaya:
No es difícil sentir en lo más hondo la ciudad de Granada, querida amiga, en cuanto a la descripción poética ya es otra cosa y, modestamente, creo que sí, que mi padre tenía alma de poeta y de ahí sus bellos versos.
Un beso, doctora.

Terly dijo...

Galeote:
Querido amigo; te agradezco mucho tu muy afectuoso comentario. Efectivamente creo que es un poema muy bien elaborado y estructurado para haber sido escrito por un chaval de 18 años, pero lo más grande de todo es que era un auténtico autodidacta, jamás fue a la escuela y tan sólo aprendió a leer gracias a las lecciones de una tia suya. Después leería a lo largo de su vida cientos y cientos de libros.
Un abrazo.

Terly dijo...

Oréadas:
Gracias Xary por tu visita y comentario. Efectivamente, la sorpresa fue grande.
Un beso.

Terly dijo...

Jesús Arroyo:
Gracias, Jesús, por tu visita y comentario.
Deseo todo lo mejor para ti y tu libro en la Feria.
Un abrazo.