7 jun. 2012

LAS ANCAS

Autor: Terly





LAS ANCAS


Cerró sus ojos,

apretó los puños

y dijo sí,

al tiempo que sintió por su garganta

descender suave y lentamente

la amarga y fría hiel

de sus viscosas ancas.


JJRME (Terly)

10 comentarios:

María Bote dijo...

Breve y estremecedor poema, amigo Terly, por lo que encierra en sus versos.

Felicidades y besos. María

Terly dijo...

María Bote:
Gracias, querida amiga. Este trago tan dresagradable se sufre en muchas situaciones de la vida, aunque yo, lógicamente, la haya ilustrado con la foto de una de las más graves de todas.
Un beso.

Rosa dijo...

Querido Terly, poema tremendamente duro pero siempre necesario para hacer de nuestros versos el grito ante tanta violencia y abandono de los derechos más elementales de la vida.

Tu hermosa forma de contarlo no quita ni una pizca de dolor al contenido.

Un abrazo y mi cariño

Terly dijo...

Rosa, querida amiga, la situación que trato en mis versos, desgraciadamente se repiten con demasiada frecuencia y si el grano de arena que podamos aportar como denunciantes, sirve de algo, yo me daré tremendamente por satisfecho.
Tu apreciación de mi forma de contarlo, no cabe duda de que nace de tu benevolencia y afecto.
Un beso.

Oréadas dijo...

No puede haber mejor arma que la palabra cargada de reproche ante cualquier violencia.
Un besito Terly

Terly dijo...

Oréadas:
Querida Xary, nunca serán suficientes ni estarán de sobra todas las armas que pongamos en esta guerra.
Un beso.

Anónimo dijo...

La poesía es una eficaz denuncia sobre los malos tratos, pero yo estoy en desacuerdo con Oréadas. La palabra no es la mejor solución para la mujer amenazada, sino su prepàración para defenderse físicamente ante cualquier ataque. En cierta ocasión este blog me publicó un artículo relacionado con este asunto en el que instaba a quien correspondiera, a que las mujeres amenazadas prepararan su autodefensa en academias de policia. En Galicia ya lo están haciendo. Un abrazo
Pablo

Terly dijo...

Pablo:
La palabra, para denunciar los malos tratos, no está mal. Para defenderse físicamente de ellos, en EE.UU se está empezando a preparar a las mujeres,no obstante yo optaría por el abandono al primer maltrato y por una policía eficáz que garantice al cien por cien la orden de alejamiento. Con la defensa personal pueden terminar los dos en el cementerio. Es una opinión más.
Abrazos.

Urdanautorum dijo...

Una barbaridad, un verdadero drama para muchas mujeres, amparadas por una ley que no podemos apreciar de qué ha servido.
Mucho se ha escrito sobre este tema, pero la maldad de estos individuos, que no hombres, está en consonancia con la pérdida de valores de nuestra sociedad, salvo aquellos casos psicopáticos. Un hombre que pega a una mujer es un mierda, un cobarde que merece pasarse una buena temporada en una cantera de granito, no en una celda con TV de plasma y piscina.
Ahora la preocupación de algunos "prohombres" del pais
esta en cobrar IBI a los pisos que la Iglesia tiene para recoger a estas mujeres. ¡De pena!
Parece que me he ido por los cerros de Úbeda... ¡Perdonadme amigos!

Terly dijo...

Urdanautorm:
No te has ido por los cerros de Ubeda, querido amigo, son los cerros de Ubeda que los tenemos encima, casi nos aplastan. Tu desahogo, es el mío y el de tantos y tantos como nosotros.
Un abrazo.