13 sept. 2012

Autor: Terly



INDEPENDENCIA
(Soneto satírico)

También pedimos nuestra independencia
del resto de vecinos de mi casa,
el censo de mi piso vota en masa,
por más que carezcamos de anuencia.

Del sufragio nos hacen la advertencia:
-“¡cometen una falta legal crasa!”...
pero yo digo; - ¡bueno! ¿y qué? ¿qué pasa?
Cataluña sentó jurisprudencia.

La deuda capital reclamaremos
a cada dueño de los doce pisos.
Aunque en la planta baja habitemos,

por arredrados, tontos o remisos,
pagamos ascensores como memos
sin mostrarnos rebeldes, insumisos.

JJRME (Terly) .

7 comentarios:

El Drac dijo...

No hay nada como vivir en una casa en donde, no haya junta de vecinos, ni el buenos días repetido hasta el infinito al cruzarse en cualquier oportunidad con decenas de vecinos. Tampoco cuando llaman a sus hijos a gritos, sus pleitos y discusiones; ¡sus estridentes fiestas! WOW!! podría pasar horas mencionando el desagrado de convivir con gente de costumbres tan distintas. Pero sólo diré que me aúno totalmente a tu sátira poética.

Un gran abrazo

Terly dijo...

Amigo Drac:
La sátira viene dada porque Cataluña, una región de la secular España, está pidiendo su independencia.
Gracias por tu visita y mi abrazo sincero.

Militos dijo...

Y yo, y yo...

Prométeme que si os cierran la frontera, os vais a escapar antes ¿Vale? Os ofrezco mi Noray como refugio, aunque Extremadura es más bonito que esto.
Un beso

Urdanautorum dijo...

En mi blog manifesté el mismo día de esa manifestación que voté en su día NO a nuestra constitución por no entender cómo pudieron admitir lo de las nacionalidades.
Desde entonces toda la clase política, para no enfrentarse a la realidad, han hecho el avestruz.
Resulta gracioso que todavía hoy utilizan eufemismos como nacionalista moderado o radical. Los más atrevidos independentista cuando ya queman banderas. No comprendo el porqué ocultar que son sencillamente separatistas o secesionistas. Muy democráticos ellos, bien, pero al fin y al cabo enemigos de España, ¿o no?
Tenemos un atajo de imbéciles que no caben en la bodega del Rey Juan Carlos I (me refiero al barco).
Un abrazo amigo Terly.
PD. Yo ya estoy buscando piso por la costa de Alicante o Murcia, aunque tengo el temor de no cobrar el retiro.
Estoy harto, hasta los güiwols de
esta estulticia fruto de la desinformación continuada de los medios mercenarios, que cortocircuitan las mentes de esos aldeanos; mientras sus líderes políticos y los neoburgueses están por la pela.
Además me jo.e que esta movilización la hayan pagado con mis impuestos.
Huele a heces, amigo Terly, hace mucho tiempo, y ya resulta insoportable.

Natalia Pastor dijo...

Que hartazgo de nacionalistas pedigüeños y victimistas, que cansinos, que cruz...
Al aquelarre de la Diada surge en el resto del territorio nacional un sentimiento de hastío como el de esos matrimonios que están deseando que el otro agarre la maleta y la puerta para perderlo definitivamente - y para siempre...-, de vista.

Que pena de país,querido Terly.

María Bote dijo...

Como dice Natalia ¡qué hartazgo, Dios mío!

Muy bueno, Satírico y reflejando una triste y surrealista realida, tu soneto, amigo Terly.

Co mis respetos para todo el mundo y, a estas alturas, no puedo entender eso de los nacionalismos ¿Volvemos a los reinos de taífas?

Un abrazo. María.

Juan Risueño dijo...

Lo absurdo de su propuesta, como la del gordillo, sentando precedente. Sí, más de uno querrá ser independiente de cualquier cosa. Un abrazo