15 may. 2018

HISTORIAS DE AYER

Autor: Terly





HISTORIAS DE AYER

Nací cuando las calles
 eran de piedra y barro
 y los escasos coches existentes
 tocaban siempre la bocina,
 era el signo del pudiente
durante aquellos años de posguerra.

En el parque jugábamos al aro,
 al escondite, al clavo y las canicas,
la peonza las chapas y al rescate.
 Al futbol, justo en medio de la calle,
gozando en plena libertad
 la “dolce vita” del muchacho.

En fiestas, era casi obligatorio
 lucir nuestras mejores galas
y pasearlas por la gran Plaza Mayor
 intentando conquistar
 aquella chiquilla de sonrisa dulce.

Aunque escaso, tenía un estipendio,
 tres pesetas de paga los domingos
 que debían durarme la semana.
 La cifra no llegaba para mucho:
 un cono de pipas
 hecho con hoja de periódico,
 un raspado de hielo
 impregnado con zumos de colores
 que aparentaba ser helado
 y cuatro cigarrillos de "Ideales"
que ante las féminas de corta edad
hacían que te vieran todo un hombre.

¿Estudiar?, nunca lo hice con exceso,
 jamás quise competir
con mis amigos más queridos,
  la base de una buena amistad,
 debe cuidarse con enorme tacto.

Viví en la calle de “las pulmonías”
sobrenombre acertado por demás,
 a mí me visitó una doble
 y quiso que salvara la vida
 la recién descubierta penicilina.

Ya soy viejo, aunque no me he dado cuenta,
 sólo en años, que nadie me “eutanasie”,
 mi espíritu de niño sigue intacto.
 Me he montado un columpio
 en la rama del tilo del jardín.
 ¡Lo mío siempre ha sido columpiarme!

JJRME (Terly)



4 comentarios:

Anónimo dijo...

Si, si, pero te libraste de la Guerra Civil...¡¡¡

Terly (Juan José Romero Montesino-Espartero) dijo...

Anónimo:
Sí, sí, pero tú te has librado de la inmersión, de Torra y Puigdemón...

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

qué preciosidad!!! Te has ganado un abrazo

Terly (Juan José Romero Montesino-Espartero) dijo...

Mª Ángeles Cantalapiedra:
Qué ilusión, tendré que escribir más y mejor para seguir merenciéndolos.