5 nov. 2009

LA HIGUERA DEL PALANCAR

De Eladia Montesino-Espartero Averly
(Mi madre)























EL MILAGRO DE LA HIGUERA
EN EL CONVENTO DE "EL PALANCAR"




Al abrir el cajón de los recuerdos,
objetos sin valor, pero entrañables,
que retrotraen mi espíritu al pasado,
reviví unos momentos inborrables.
.
Aprisiono unos trozos de madera
de extrañas formas, pardos y pequeños,
que religiosamente conservaba...
¡recuerdo de mis campos Extremeños!
.
Me vino a la memoria aquel Convento
que, entre jaras, y encinas y tomillos,
se conserva dormido en el paisaje
y al que alegran los cantos de los grillos.
.
¡Pequeña maravilla inolvidable,
cuya paz se adentró en el alma mía!
¡Oh, Palancar, que encierras en tus claustros
fuente de inagotable poesía!...
.
Esos obscuros trozos de madera,
cortados de una higuera milagrosa,
que San Pedro de Alcántara, en su día,
hizo crecer, fructífera y hermosa.
.
Obsequio son de un monje del Convento,
relatándome así, también, la historia
que escuché con respeto y con asombro
y que conservo siempre en mi memoria.
.
¡Hermoso es el vergel! -habló San Pedro-
pero le falta un árbol, que es la higuera,
de ancha hoja verde y limpia y que al hermano
dé dulce fruto y sombra placentera.
.
En la esponjosa tierra hincó el cayado,
y de él creció el frutal, lleno de vida,
regalo de los monjes del Convento
y que con fruto y sombra nos convida.
.
¡Oh, Santo, a quien admiro y reverencio,
modelo de humildad y amor divino!
Quisiera, como tú, al morir un día,
ver a Dios al final de mi camino.
.
Eladia M-E.A.
(Mi madre)

1 comentario:

Marina-Emer dijo...

Que maravilla Terry...precioas poesia regadade hermosos versos...te felicito como hijo y no menos a la Autora.te dejo mi cariño
Marina