15 sept. 2008

ACORDES DE MI LIRA - 3º -



IX



LA VEJEZ



La vejez es triste, desoladora,

nos castiga con dureza y sin piedad,

lúgubre, funesta y lamentable,

pero…¿existe alguien que no quiera llegar?...




X


LA LEALTAD


No hay código que te contemple,

eres ley por nadie escrita,

manas de nuestros corazones

hecha de honor y fidelidad.


XI



LA SOLEDAD


Triste y funesta señora

que paseas por la sociedad,

nadie te quiere ver cerca,

¡ bruja y maldita soledad !...



XII


LA SINCERIDAD


Brotaste de mi conciencia

revestida de ingenuidad,

aislada de fingimientos,

¡ llegaste a ser, “sinceridad” !…


Terly

9 comentarios:

Militos dijo...

Terly: te apañas muy bien sin ordenador.
A la vejez sólo llega el que quiere ser viejo. Nosotros nunca llegaremos mientras tengamos un blog.
Un beso

Shikilla dijo...

La vejez es esa etapa de la vida en la que uno por fin tiene tiempo para compartir, dar, regalar y gozar. ¿Cómo no vamos a querer llegar a ella? ademá, la otra opción no me "mola" nada!!

Un beso "lírico".

Pedro dijo...

Viejo es el que se deja,
yo me hago veterano,
soy leal en mis principios,
que ser leal es muy sano.

Solo, se está si se quiere,
siempre están los pensamientos,
que son sinceros contigo
y no se los lleva el viento.

Terly, eres un chaval
con una vieja experiencia,
eres amigo leal
¡Y no estás solo, puñetas...!

Aguijón dijo...

Qué nivel.
un abrazo a todos,

Martha Colmenares dijo...

Muy bueno Terly. Me asustó lo de la vejez. A veces uno se pone triste, pero ni modo...
Un gran abrazo, Martha

ARCENDO dijo...

La veterania es un grado y la experiencia es la madre de la ciencia, ¿quien quiere más?, tan sólo, si es posible llegar con salud... y si no... aceptar las cruces que tengamos para ofrecerlas debidamente. Un fuerte abrazo.

AleMamá dijo...

Sí, a veces se siente que ser sinceros es ser ingenuos. Qué pena.

Saludos

Álvaro Ortega dijo...

La vejez, como bien dices, lúgubre y funesta, pero... a la misma vez deseable, pues el llegar es una señal de fuerza y grandeza en la persona.

Lealtad, una virtud que tiene que estar en todo ser humano, pues es imprescindible para cualquier cuestión.
La soledad, a veces deseable para la meditación. Hay veces que la soledad ayuda, pero acabas deseando el acompañamiento.
Sinceridad, la mayor de las virtudes.

Un Saludo Terly y, perplejo (positivamente) con tus liras ;-)

Terly dijo...

A tod@s gracias infinitas por haber acudido a leer estos acordes que como habrés podido observar he llamado "de mi lira" y no "líricos"
Un abrazo, habéis sido como siempre muy afectuosos.