22 sept. 2008

EL GUIRIGAI "GAY"




(Políticamente incorrecto)




Siempre he tratado de ser muy respetuoso con las tendencias sexuales de cada cual, y en honor a la verdad debemos estar muy agradecidos al “orgullo gay” por permitirnos conocer la acera del vecino.
Pero así como ese orgullo que les honra, les ha hecho reconocer públicamente sus tendencias, no se por qué han tenido que importar una palabra inglesa para definir su condición, máxime cuando el castellano posee una tan sonora y redonda, siempre dispuesta a aceptar cariñosos diminutivos o fantásticos aumentativos.
En otro orden de cosas, creo muy aceptable el afán que les mueve por abandonar el celibato contrayendo matrimonio con su compañero sentimental. Es justo y hasta conveniente no poner trabas al amor. Lo que no me parece tan lógico es que además quieran pasarse por el arco de triunfo algo tan serio como es la maternidad. ¡No, coño, no¡ y mil veces no. Soy de la opinión de que las parejas de homosexuales deberían tener un tratamiento fiscal especial como “parejas voluntariamente no reproductoras” (P.V.N.R), y me explico:
Se está hablando de las dificultades que vamos a tener en un futuro no muy lejano para poder pagar las pensiones debido principalmente al envejecimiento de la población española. ¡Oiga¡, esto es muy serio, hay que hacer el amor a regola d´arte o de lo contrario que Hacienda aplique un impuesto como P.V.N.R al infractor, de otra forma nos tocará a nosotros y a nuestros hijos tapar los agujeros que ellos no quieren tapar. Y si todo esto es un despropósito, la adopción es una absoluta aberración pues, ¿quién nos asegura que esos niños no serán educados en la homosexualidad, incrementando con ello en manera geométrica el número de parejas no reproductoras?
A este paso algún practicante del bestialismo o la zoofilia-que los hay-pretenderá contraer matrimonio con una buena cabra-que también las hay- e intentará un día no lejano adoptar un niño. Quizás esta opción pudiera ser más entendible, lo digo por lo de la leche.

Mi hermano Pablo R.M-E.

12 comentarios:

AleMamá dijo...

Piden derechos sobre cualquier cosa que a algunos les guste,aunque sea una aberración. sé de unos que piden el "DERECHO" a tener sexo con niños bajo capa de beneficencia o algo así, pues hablar de vicios es tan feo que no se puede, ¡no señor!

Saludos amigo, tienes razón.

Aguijón dijo...

Totalmente de acuerdo pero dile a tu hermano que siendo tan claro como es, no es políticamente correcto.
un abrazo,

Anónimo dijo...

Lo reconozco, y tan es así que bajo el título y entre paréntesis lo he señalado.
SIMBAD

gutiforever dijo...

Hay cabras,querido Terly,con una sensibilidad extraordinaria,que además de pastar tranquilamente leen a Proust, son melómanas y cinéfilas, y no tienen nada que envidiar a Samantha Fox o a cualquiera de las que posan en el calendario de "Woman Secrets".
Y es que en una hipotética elección entre Zerolo,Maria Antonia Iglesias y la cabra, yo no tengo dudas:la cabra.

Un abrazo.

Miguel A. dijo...

Que sea politicamente incorrecto nos da igual, algunos vamos hasta los huevos de esa dictadura.

Un saludo

Luisa dijo...

De verdad,la gente ha perdido el Norte,el sentido común y hasta lo más básico.
Son otra cosa.
Son cosas distintas.
Dos personas del mismo sexo,son dos personas del mismo sexo.
Si para ellos debe haber un tratamiento fiscal que contemple sus derechos,también debe haberlo para hijas que viven con madres,para sobrinos que cuidan de tíos,para dos amigos heterosexuales que compartan piso castamente,para dos compañeras de trabajo que solteras toda la vida,deciden vivir juntas por los restos, y mil ejemplos más.
Tener hijos no es tener un piso,ni un coche,ni un objeto que se compra a capricho.
Estoy un poco cansada de oir cómo se reclaman derechos a los que no tenemos o no tienen derecho.
Bss

Militos dijo...

Me encanta esta forma de denunciar con ironía y buen humor. ¡Genial!, Pablo
Un beso

Militos dijo...

terly: ¡lo encontré!, que ilusión me hace. Gracias, un beso

Al Neri dijo...

A mí me resulta muy difícil plantear con ironía y buen humor un tema tan dramático y tan grave para la salud moral de la sociedad como es el hecho de que los deformados sexuales puedan contraer legítimo matrimonio y acceder a todos los derechos reservados hasta hace poco a las parejas normales.

Las tendencias homosexuales responden a un desequilibrio mental y me parece terrorífico que se las haya dado carta de naturaleza jurídica. Porque una cosa es lo que hagan los invertidos en la intimidad de su alcoba y otra muy distinta es el reconocimiento de un status a esta situación enfermiza y abiertamente contra natura.

Anónimo dijo...

¡Vaya sarta de sandeces, tanto en el post como en los comentarios!
¡Qué atrevida e insolente es la ignorancia!

Anónimo dijo...

Gracias por tu docta sentencia;
por mi ignorancia pídote perdón,
de mi atrevimiento, indulgencia,
ya que no sabía de tu condición.
SIMBAD

Marc dijo...

Muy buenas,

acabo de llegar aquí, y me gusta la ironía con que se tratan la cosa aquí. De hecho me han encantado los dos primeros párrafos del artículo, me he reido mucho.Pero en especial estos chistes me han encantado:

Educar en la homosexualidad. Te invito a conocer homosexuales. No los que ves por la tele trabajando o en fiestas disfrazados de Pantojas, Marylins.

Lo de P.V.N.R. es un gran chiste, sinceramente.

¿Yo tengo que hacer el amor pensando en que mi patria necesita mano de obra para mantener a nuestros jubiladetes?. No gracias, tengo otros alicientes.

Siempre tuve la decencia
de repartir mi condolencia,
a toda estrecha figura,
no tan de piernas como tesitura.


Espero que te guste !! :)