26 feb. 2012

JAMES GOOLD

Escrito por:
Pablo Romero Montesino-Espartero
(Mi hermano)
.
.
.
JAMES GOOLD

Este hombre, al que yo le cambiaría el apellido Goold por el de Gold, es el abogado que ha hecho factible, el que después de varios litigios a lo largo de cinco años en los tribunales de Tampa, Atlanta y Washington, el tesoro de la “Maria de las Mercedes” haya embarcado, en dos aviones Hércules de la Fuerza Aérea Española y que felizmente han despegado ya de la base americana de MacDill. En ellos viajan 594.000 monedas de oro y plata, que el expoliador arqueológico Greg Stemm extrajo del pecio sin más miras que la de un vulgar cazatesoros, obviando la más mínima ortodoxia arqueológica, con lo cual dificilmente podremos ya conocer y estudiar los artefactos que pudieran darnos pistas sobre los usos y costumbres, de los más de 200 marinos españoles que allí murieron , defendiendo lo que el Estado le había encomendado custodiar.
El trabajo impecable de este hombre, merece nuestro más encendido agradecimiento, por cuanto de aquí en adelante, no habrá ninguna empresa como la Odyssey Marine Exploration que esté dispuesta a jugársela para rescatar tesoros de barcos españoles, que como a la mencionada, le haya supuesto el que sus acciones en la bolsa de los EEUU estén más hundidas que la mismísima fragata que expoliaron.
Mención especial merece la persona que gracias a su épico esfuerzo, trabajó años en los archivos hasta dar con un documento en el que claramente se demostraba que la “Maria de las Mercedes” no era un barco mercante, sino un buque de guerra español transportando fondos a España.
Esperemos que una parte de los beneficios que los museos puedan obtener de la exposición de estas monedas, se destine a la mejora de los paupérrimos medios con que la arqueología submarina española, cuenta hasta la fecha.
No puedo terminar sin demostrar mi alegría al pensar de qué forma se le habrá borrado de la cara la sempiterna sonrisa al señor Greg Stemm, cuando viera despegar los dos Hércules camino de la base aérea de Torrejón en Madrid.

Pablo R.M-E. (Simbad)

5 comentarios:

Antonio dijo...

Dos siglos ha necesitado para llegar a España. Al fin está aquí. Los abogados han hecho un buen trabajo.
Saludos

Urdanautorum dijo...

Me alegro conocer el combre de este abogado que, efectivamente, merece llamarse Gold. Y mi agradecimiento.
Deseo que para esta compañía sea una odisea abonar las costas que espero reclame nuestro Gobierno y se le quite las ganas de acercarse a nuestra costa ni para tomar el sol.
Solo he seguido este tema por las notícias de la prensa, pero ¿no resulta extraño que con el movimiento que tiene el Servicio Marítimo de la G. C., Aduanas y hasta la Armada, pasara desapercibido el trabajo de esta gente, a la que ha ayudado, dicho sea de paso, la piratería gibraltareña?
Coincido en que es lastimoso no disponer de medios para sacar la máxima recuperación e información de la cantidad de precios que descansan en nuestros fondos, existiendo además una buena información de muchos de ellos.
Precisamente a Goold le ha ayudado mucho los informes de nuestros arqueólogos marinos para aclarar dudas de la nave, y no sería extraño que los propios expoliadores hubieran sacado la informaqción de nuestro Archivo de >Indias.
Un abrazo.

Urdanautorum dijo...

Donde pone precios, quizás por dáctilo-atrofia o vacio ocasional neuro-vegetativo, debería ser "pecio".
Si te gustan estos temas, te recomiendo la novela La carta esférica de P. Reverte, aunque probablemente la habrás leido.

maria jesus dijo...

No lo he seguido con mucho interés,la verdad, pero me parece muy interesante ahora que lo cuentas

Terly dijo...

Os agradezco vuestros comentarios, queridos amigos. Al fin tenemos ya en casa todo este tesoro arqueológico y espero que ahora podamos disfrutar de él en nuestros museos españoles.
Abrazos afectuosos, amigos