17 oct. 2012

EL CANTE HONDO

Autor: Terly
.
.




EL CANTE HONDO


¡No digas que no lo vives!...
¡No digas que no te embriaga!...
¡No digas que son aullidos
que no te sugieren nada!

Hay que pasar una noche,
tan sólo una en Granada,
al rumor de alguna fuente
y al vibrar de una guitarra,
para gustar de este cante
que enajena a las gitanas
cuando a un gitano que sueña
se le rasga la garganta
como si fuera de seda
el tejido de su alma.

Cante que llega muy hondo
si por fandangos se arranca,
soleares, seguiriyas,
granainas o  tarantas,
un cantaor de tronío
acompañado de palmas,
de olés y de castañuelas,
de ayes que salen del alma,
de mujeres como diosas
por la luna iluminadas,
de vinos y de requiebros,
en una noche embrujada.

JJRME (Terly)

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Enrique Morente diría: "este joio extremeño debería haber nacio en Graná"
Un abrazo
Pablo

Terly dijo...

Pablo:
Tampoco es mar sitio Graná pa vení ar mundo, ni pa morí de gusto mientras escuchas sus fuentes, una guitarra y un cantao de tronio.
Un abrazo.

JUAN dijo...

Te recuerdo recitando en la cueva de la Canastera, como hijo adoptivo del gremio, bailando incluso con una bella gitana. ¿Es cierto o me he equivocao? Estaba tan embrujao escucahndo los lamentos y viendo moverse los cuerpos, ¡y esos taconeaos, que me llevaban al cielo!
Nunca fui del cante hondo aficionao, todo lo más del fandango y la petenera, pero escuchar cante hondo en Graná, en la Cueva de la Canastera, es algo tan maravilloso, que deja huella en el alma de cualquiera.
Un abrazo, poeta, eres grande de altura y de miras.

Terly dijo...

Juan:
No te equivocas, Juan, recuerdo aquella noche con verdadera nostalgia. No tengo ni idea de baile flamenco, pero aquella noche me salió un "taconeao" como si fuera un "pofesional"
Abrazos.

Narci M. Ventanas dijo...

Un lamento, un suspirto, una queja y una voz... salen del alma y al alma llegan por todos los caminos que los sentidos entienden y por alguno más que apenas sospechábamos.

Buen trabajo.
Besos

Terly dijo...

Narci:
Lo dices perfecto, querida paisana, y si de ese lamento,queja o suspiro, se disfruta bajo la luz de la Luna en Granada, se convierte en pura magia.