23 oct. 2012

GÓMEZ BECERRA Nº 2

Autor: Terly



Gómez Becerra nº 2 (Cáceres)
Esta era la casa donde nací y viví hasta los 18 años
 

GÓMEZ BECERRA Nº 2

No existe, ya no existe
la antigua casa que me vio nacer.
Infausta sucumbió bajo las garras
de la fiera y cruel excavadora.
 
La raigambre enredada en sus paredes,
los instantes que archiva la memoria,
entre escombros emergen a gritos
en busca de la luz que destella mi pasado.
 
No existe, ya no existe
aquel que fuera mi paterno hogar.
¡Maldita sea la especulación
que no respeta sentimientos
y aplasta cual rueda de molino
el tierno sentir de nuestras almas!
 
Ocho domóticos pisos,
eléctricas persianas,
antenas parabólicas
y americana hamburguesería,
han manchado de negro mis recuerdos
que a nado flotan angustiados
sobre el ocre pastoso de mostaza.
 
JJRME (Terly)


11 comentarios:

Narci M. Ventanas dijo...

Ahora ya no sólo me acordaré de ti cuando pasee por los parquecillos de Cánovas, sino también cuando me adentre en Gómez Becerra, aunque no suelo frecuentar hamburgueserías, pero el CPR queda casi al lado.

Entrañable lamento por los recuerdos que se borran en pro de eso que algunos llaman progreso, y que a veces sólo es invasión.

Besos

Terly dijo...

Narci:
Esta calle era empedrada, con casitas de una o dos plantas a lo sumo y en medio de ella jugábamos a futbol con una pelota hecha de trapo y cuerda. Ni un solo coche nos molestaba. Esos sí, se le llamaba la calle de las pulmonías por las frías corrientes de aire que en ella se generaban y, como es natural, yo me cogí una doble.
No sé si cualquier tiempo pasado fue o no fue mejor, pero los recuerdos siempre afloran con nostalgia.
Un beso.
Un beso.

Narci M. Ventanas dijo...

Yo no la he conocido empedrada, claro, o al menos no lo recuerdo. Lo que sí es cierto es que siempre me ha parecido que las corrientes de aire eran más fuertes en Gil Cordero, aunque ahora, con los edificios mucho más altos, es un poco lógico que hasta el clima de cada calle haya cambiado un poquito.
Besos

Anónimo dijo...

Viendo la altura de la terraza del despacho de papá, me pregunto como pude salir con vida de aquella caida...Tu poesía llena de nostalgia mi alma.
Un abrazo
Pablo

Terly dijo...

Nunci:
Gil Cordero formaba parte de mis dominios bélicos en las guerrillas entre calles y te aseguro que no hacía ni tanto viento ni tanto frío. Uno de mis mejores amigos, miembro del ejercito enemigo, vivía en Gil Cordero nº 23
Besos.

Terly dijo...

Pablo:
Mamá solía decir que el abrigo que llevabas (heredado de Pedro Luis) te venía muy ancho y que gracias a ello te hizo de paracaídas y te salvó la vida.
Hasta ese recuerdo nada entre pastosa mostaza...
Un abrazo.

MarianGardi dijo...

Terly que bella casa, que buenos recuerdos en versos.
Tu vida de pequeño es de principito.
Una alegría poseer estos tesoros dle pasado que permanecen en tu memoria y la de tus hermanos.
Un abrazo querido Terly
Este viernes me toca presentar en Granada.

Terly dijo...

Marian Gardi:
Jajaja... me ha hecho mucha gracia lo de "vida de pequeño principito" será de "Principe de las Mareas" o de "Principe de las Tinieblas" porque mi vida de niño no fue por nada facil, nací en el "año del hambre" y todavía me acuerdo de la que pasé, eso sí rodeado de cariño familiar por todas partes.
Un beso.

Wenceslao Mohedas Ramos dijo...

Acabo de leer y escuchar tu entrañable, emotivo y nostálgico poema "Gómez Becerra, nº 2" sobre tu ya desaparecido hogar paterno. Me ha emocionado en dos sentidos: porque es un bello poema con tono doloroso, nostálgico y emotivo y porque, en el número 9 de esa calle, estudié yo mi bachillerato, en el colegio "Licenciados Reunidos". Felicidades por el poema y un abrazo extremeñamente fraterno de tu amigo y paisano
Wenceslao Mohedas Ramos.
Jaraicejo (Cáceres)/ Barcelona.

Terly dijo...

Wenceslao:
Recuerdo perfectamente "Licenciados Reunidos" y a uno de los profesores, D. Pablo Naranjo, compañero en el Instituto de mi madre y profesor mío.
Cuando me enteré de que habían tirado abajo mi hogar paterno, me produjo la misma sensación que cuando se te muere un ser querido. Dicen que las cosas también tienen su alma y yo, estoy convencido de ello.
Un fuerte abrazo, amigo.

Requisitos Visa dijo...

Tus palabras son sencillamente hermosas valioso cada cosas que escribes. Un abrazo.