17 jun. 2008

¿POR QUÉ ABANDONAS YA TU NIDO?


Para los padres, por mayores que se hagan nuestros hijos, nunca dejan de ser niños.



¿POR QUÉ ABANDONAS YA TU NIDO?
(A mi hija Paula)


¿Dime, mi gorrión, por qué,
abandonas ya tu nido,
si apenas sabes volar
y te acechan mil peligros?

Si las corrientes te arrastran
hacia inseguros destinos,
si solo y desprotegido
vas buscando nuevo abrigo,

si la soledad te angustia,
si te sientes peregrino,
si tu rumbo vas buscando,
si no encuentras tu camino,

vuelve a tu antigua morada
vuelve de nuevo a tu nido
que dos almas que te quieren
han de llenar tu vacío.

Terly
Copyright, Terly ©

14 comentarios:

Militos dijo...

Terly: El vuelo de los hijos ,aunque sea para su bien, para las madres es un nuevo parto. Pero siempre vuelven y casi siempre multiplicados.
¡qué bonito verso!.
Ya he visto el Dardo publicado, me gusta.
Besos

Shasta dijo...

¡Que bonito!

icue dijo...

Muy bien tu entrada.
Cuando los hijos se marchan es triste, pero asi la alegria al volver a verlos es mucho mayor.
saludos

Aguijón dijo...

No se que edad tiene tu gorrión pero cada paso tiene su momento.
Lo bueno de la educación tradicional que destilas en tus entradas, es que se transmite algo que deja huella y esa huella hace conocedor al hijo de donde está su morada. Muchos animales saben volver a su nido. Muchos pájaros, como las cigüeñas de tu querida Extremadura, anidan año tras año en el mismo sitio.
Seguro que tu hija sabrá donde tiene que regresar, si fuera menester.
un abrazo,

Natalia Pastor dijo...

Que bonito,Terly.
La verdad es que los hijos nunca acban de abandonar el nido;por un momento parece que si, pero no, no es así...son vueltas e idas fugaces.

Shikilla dijo...

El llamado "síndrome del nido vacío" del que tanto se ha hablado es una realidad en muchos hogares, cuando los hijos marchan, ya sea a estudiar fuera, ya sea porque tienen que emprender su vuelo. Es ley de vida, y creo que lo importante es que no pierdan nunca el referente del hogar, de su casa, de su familia, porque aunque, incluso formen otra familia nueva, los orígenes, las raíces, seguirán alli siempre.

Siempre vuelvo a casa de mis padres, por Navidad, por Semana Santa, etc... y curiosamente siempre digo, "voy a mi casa".

Mi hija mayor ha estado cinco años fuera de casa, ahora ha terminado ya su carrera, el otro día tuvo su último examen, solamente Dios sabe cuánto la he extrañado, pero sé que tiene que ser así, y aún no ha pasado todo, porque ahora empieza Notarías y se queda en Madrid, ¿qué puedo hacer sino llamarla todos los días y verla en vacaciones y algún fin de semana?

Menos mal que todavía tengo un gorrión de once años en el nido, porque si no ¿a quién taparía por las noches? ¡ay! si es queeee me emociono y todo, Terly!

Anónimo dijo...

Yo tengo un gorrión en mi nido que solo tiene 32 años. Con esta edad, en Extremadura les llamamos "gurriatos". Su buen humor,su alegría innata y su positivismo, es el aire fresco de nuestras mañanas. Trabajador incansable, desordenado,buen vendedor, poeta, "cocinilla", tragón, motero, cazador, viajero impenitente,cariñoso en extremo, besucón, habla tres idiomas y cuando se enfada, se rebota como una pelota de tenis en un "smash" de Federer, pero es la sangre que alimenta nuestros cuerpos, el de su madre y el mío y lo que da sentido a nuestras vidas.
¡No te vayas Edu¡ porfa.
SIMBAD

Terly dijo...

A todos:
Como digo en mi post, los padres vemos siempre niños a nuestros hijos. Tengo dos hijas, una casada con un muchaco estupendo, cariñoso, trabajador muy padre de sus hijos y esposo hacendoso en el hogar y con el que me llevo magníficamente. Pero es ahora mi hija menor la que abandona el nido y a esto no creo que los padres nos acostumbremos nunca aunque tanto a la una como a la otra las tengo, como vulgarmente se dice, a tiro de piedra y Sábados y Domingos comemos todos juntos, incluidos tres nietos, en mi casa Somos felices pero quizás lo que te da pena es que los hijos se hagan mayores. Te entiendo, Shikilla, con lo de arroparlos por la noche.
Mi hermano "Simbad" es afortunado porque aún teniendo su hijo menor 32 años, sigue disfrutando de èl en casa y es un chaval de exposición.
Gracias a todos por vuestros comentarios y un abrazo a cada uno/
una (para que no se nos enfade la ministra Aido)

Anónimo dijo...

Hola Terly,
me he emocionado mucho con tu poesía.

Me ha recordado el día que me fui de casa. La verdad es que no tenía planeado irme...Ya hace más de un año de eso, y sigo echando de menos mi hogar...el hogar en el que he crecido, en el que he pasado toda mi vida, en el que he recibido tanto amor y cariño, en el que estado rodeada de las personas que quiero... en el que me han dado todo los ingredientes para ser como soy.

Gracias a Dios me reuno con ellos todos los fines de semana,...y algunos días entre semana.

Un beso Terly...y gracias por esta entrada.

Monsieur de Sans-Foy dijo...

El corazón siempre sabe de versos...

Rose dijo...

todos huyen de los nidos.... ni todos vuelven... y los vacíos crecen.

abrazos

Terly dijo...

Anónimo:
Con esos sentimientos que se traslucen de tu comentario, seguro que eres un buen hijo, y seguro que también tú tendrás siempre a tus padres a tu lado para lo que necesites. Cuando un hijo tiene buenos sentimientos siempre hay una correlación entre él y sus padres. Por ello, te doy mi enhorabuena.
Un beso.

Mesieur de Sans-Foy:
Efectivamente, monsieur, los corazones siempre están dispuestos a versificar, otra cosa es que lo hagan bien.

Rose:
Denoto tristeza en tu comentario, deseo equivocarme.

Un abrazo para todos.

Pedro dijo...

Yo ya no puedo añadir nada más, solo que acabo de regresar del "nido"...
(soy un "gorrioncín" de 58 años, ja,ja,ja)
Un abrazo.

Terly dijo...

¿Todo bien por el nido, Pedro?
Un abrazo y bien venido.