20 abr. 2008

EL PRIMER BESO


Para que vayáis conociendo poco a poco a mi familia, hoy voy a presentaros a mi padre:
Había nacido en Cáceres y era hijo único de una familia acomodada de clase media. Lector impenitente, jamás se le veía sin un libro en la mano. Estudioso, conocedor como pocos del lenguaje, muy exigente para con los demás e incluso consigo mismo.
Fue un escritor de asombrosa formación autodidacta. Siendo pequeño, se negó a acudir a la escuela (era hijo único) y no recibió más educación que la que le proporcionó, dándole algunas lecciones, una tía suya. Esto hizo que se formara gracias a la enorme afición lectora y pasión por los libros.
Llegó a ser director de una revista literaria durante más de veinte años, siendo exponente de la actividad cultural y literaria de Cáceres y Badajoz.
Publicó una extensa colección de libros (Novelas y cuentos, poemas en verso y prosa, crítica literaria, ensayos, críticas lingüísticas, pensamientos y divagaciones, etc.).
Por Siete ensayos sobre el Romanticismo español, obtuvo el Premio "Cartagena" de la Real Academia de la lengua Española. También obtuvo el premio Valera, el premio Sabadell de poesía, etc.
Era sin duda romántico en sus gustos poéticos, y fiel así mismo y a los conocimientos preceptivos del lenguaje. Solemne, ligero, burlón y festivo, a pesar de esconder al final la amargura de su casi constante pesimismo.
Nos dejó una magnífica frase perteneciente a una de sus poesías. “Morir es tornar a vivir definitivamente”
Después de esta pequeña presentación, ahí va una de sus poesías.


EL PRIMER BESO

Susurraste una queja en mis oídos;
la tarde declinaba dulcemente;
aurirrosada luz en el poniente
y arrullos de las aves en los nidos.

“¡Si me quisieras como yo te quiero!”
con dolorido acento me dijiste,
y a cambio de tu queja recibiste
un beso de mis labios: el primero.

¡Qué dulce y fugitivo nuestro gozo!
Con blanda y suave mano me apartaste
como doncella en su pudor herida.

Tus labios exhalaron un sollozo,
pero en el fondo de mi ser dejaste
la lumbre de tu carne, derretida.

Mi padre, Pedro R.M.

10 comentarios:

Shikilla dijo...

Antes de comentarte esta entrada que voy a leer detenidamente, te aviso de que te he dejado un premio en mi blog, merecido por otra parte.

Ahora voy a leerte.

Un saludo

Shikilla dijo...

Vaya progenitores los tuyos! artistas y sensibles, no me extraña que hayas heredado esa vena poética. Un soneto precioso también el de tu padre.

Me gustaría saber qué revista literaria dirigió aquí en Badajoz, o su nombre para leer más obras suyas, si puede ser, claro.

Un abrazo

Pedro dijo...

¡De tal palo, tal palillo...!
El niño tenía que salir poeta por narices...
¡Bello poema!

Natalia Pastor dijo...

Me encanta el soneto.
Y como dice Shikilla, padres artistas,que te han inculcadoese amor por las letras y la belleza.
saludos.

icue dijo...

Es muy emocionante ver como un hijo, alaba, y se enorgullece de su padre, eso es muy educativo para tantos jovenes, que hoy dia han perdido el respeto a sus padres.
Un abrazo

MUY SEÑORES MIOS dijo...

Te felicito por tus antecedentes literarios y por los propios, resaltados por el premio que ahora te concede tu paisana, y la nuestra -si el paisanaje es algo más de lo que comunmente se dice-, nuestra admirada Shikilla. (Espero no haberme excedido empleando el plural).

Terly dijo...

Primero y siguiendo un orde:

Shikilla:
Mil gracias por tu premio, creo que es el primero que recibo en mi vida y has sido tú en concedérmelo, cosa que me alaga profundamente, por ser una excelente poetisa y me da la impresión de que aun mejor persona.
Dicho esto, también debo decirte que no tengo ni idea de qué debo hacer ahora. Espero que cuando llegue mi yerno que está de viaje, y está más ducho en estos menesteres, me eche una manita.

Pedro:
Por narices debería haber salido
poeta porque las tengo bastante creciditas, pero no, de poeta, nada, Escribidor de versos y por cierto bastante mediocres.

Natalia:

Me encanta que te encante el soneto
y, efectivamente, mis padres eran amantes de lo bello y del arte y supongo que algo de ese amor me habrán transmitido, (o como diría Rajoy.) o no. Espero que sí porque aunque no los sepa transmitir, mis sentimientos son maravillosos.

Icue:
Verdaderamente estoy muy orgulloso de mis padres, y de mis hermanos, y de mi mujer, y de mis hijas y hasta de mis nietos (la familia)al final de todo es lo único de valor que te queda, también las amistades y afortunadamente creo que a partir de ahora podré contar con la tuya al igual que tú con la mía.

Muy Sr. mío:
¡Cuantas cartas en mi vida he comenzado así!.
Si, efectivamente yo creo que el paisanaje es mucho más de lo que se dice. Existe, aparte del territorial, el de la amistad, el de las ideas, el de los gustos, y, como no, el de los blogs. No te has excedido en absoluto, también yo te considero paisano mío.

Militos dijo...

Te devuelvo la visita. Me encanta la poesia, leerla porque escribirla es muy dificil. ¡qqqqqqqqqqqqqué alegría tener un amigo poeta. Hace unos días fui a ver una obra de teatro (lo comenté en uno de mis últimos post), "Yepeto" en la que elogiaba la poesia por encima de los demás géneros, decía:LA POESÍA ES LA PALABRA PURA, LA NOVELA NECESITA DE LA NARRACIÓN, PERO LA POESÍA ES PALABRA, PALABRA PURA.
eL PRIMER BESO, es precioso. Ya sé donde venir a restaurar el ánimo.
Te leeré más despacio.
Saludos

Terly dijo...

Saludos Militos y gracias por tu visita y tus palabras.
Aquí estamos, haciendo amigos y espero tenerte entre ellos.
Pertenezco a una familia de unos principios religiosos bastante sólidos y lo primero que me gustó de tu blog, antes de haberte leído, fueron las imágenes y posteriormente todo lo leído.
No te he comentado nada en tu blog porque no he podido entrar en él, pero me gusta lo que escribes y además, habrá tiempo de ello.

Terly dijo...

Perdón, perdón, mil perdones
querida amiga shikilla
los halagos sin la hache
te habrán dejado transida

Echemos la culpa al teclado,
tal vez al ratón indomable
pero lo cierto y seguro
es que halago va con hache.

De nueco mil perdones
perdones y comprensión
¡Mira que mandan...perendengues.