7 abr. 2008

LETRAS DE OTOÑO (Antología poética)



Jaun José Romero Montesino-Espartero
(Terly)
.
Nace en Cáceres el año 1941, hijo de padres escritores y poetas de cirta relevancia. Su vida transcurre entre balances, rátios y administración de empresas.
.
A pesar de su ascendencia, no se despierta en él la pasión por la poesía hasta bien avanzada edad. No obstante, ha participado en varios certámenes poéticos por toda la geografía española, así como en diversas antologías.
.
_____________________________________________________________________
.
.
AL AMANECER
.
Quisiera regar eternamente
el frondoso árbol de mis sueños
y que el viento acaricie sus hojas
suavemente al amanecer…
.
Quisiera saciar toda mi sed,
en el manantial de los deseos
y que el frescor de sus limpias aguas
apacigüe mi fuego al amanecer...
.
Quisiera apagar las estrellas,
encender la noche con tus ojos,
que el radiante sol de tus cabellos
me despierte al amanecer...
.
Quisiera, en fin, cultivar la tierra,
recoger los frutos de tu huerto,
aquellos que me ofrezca tu cuerpo,
sembrándolo de besos al amanecer…
.
.
EL MAR Y LA LUNA
(Microcuento infantil en versos)
.
Preguntóse un día la tierra:
¿qué haría yo sin la flor
siendo quien me adorna y viste
con su belleza y color?
.
La flor le dijo a la lluvia
suspirando en carmesí,
siendo tú quien me sustentas,
¡cómo vivir yo sin ti!
.
Mirando la lluvia a lo alto,
sobre su nube pensaba:
¡pues gracias a ella yo existo,
sin ella, yo no soy nada!
.
No os quejéis dijo la nube,
yo sin el mar nadie soy,
sin el agua que me presta,
ni estoy, ni vengo, ni voy.
.
En tanto el mar miró al cielo
y dijo con gran dulzura;
¡luna, sin ti moriría
de tristeza y amargura!...
.
.
EN MI VELERO
.
Quisiera en mi velero hender las aguas
de la mar de tu piel embravecida
y en la apacible cala de tus pechos
reposar al cobijo de tu amor.
.
Quisiera recorrer la suave costa
de tu cuerpo divino de Afrodita
y allí, donde tus playas me conviden,
cual naufrago perdido recalar.
.
Quisiera percibir sobre mis labios
la idílica caricia de tus besos,
el jadeante aliento de tu boca,
.
fusionar mis deseos con los tuyos
y alcanzar del amor, en sublime éxtasis,
la fuerza incontrolable de un “Big Bang”
.
.
MORIR AL ALBOR
.
¿Qué provoca su frescura?
¡Ternura!
¿Y el fruto de nuestra unión?
¡Pasión!
¿Y su fuego, su calor?
¡amor!
Puedo morir al albor
si al despertar me visitan
y entre sábanas me invitan,
ternura, pasión y amor…
.
.
VERDE
.
Verde es el color del pino
y verde el de la manzana,
verde es color de pradera
si por la lluvia es regada.
.
Verdes las finas espigas
por el viento transformadas
en ondas de verdes mares
si sopla la tramontana.
.
Verdes las aguas del lago
donde se mira mi amada
sus cándidos ojos verdes
a la clara luz del alba.
.
Y si sus ojos me miran
tras de su verde mirada,
en fuego verde convierten
¡Ay!... mis verdes esperanzas.
.
.
SE PARA EL AMANECER
.
A reposar va la luna
camino del horizonte,
el sol perfila ya el monte
tras abandonar su cuna.
Cual torero, la laguna,
se ha vestido de oro y plata;
ya se apaga la fogata
que encendiera el mayoral
y quedan, testimonial,
restos color escarlata
.
La verde jara escarchada,
llora lágrimas de plata
al escuchar la sonata
lírica y acompasada,
(por el agua interpretada)
de un riachuelo que entre alcores
le ofrece con sus rumores.
Ya las reses de ganado
se van a pastar al prado
con los primeros albores.
.
De la manada se aparta
un zaino toro bravo,
finos cuernos, largo rabo
y de una belleza tanta
que se jacta de su planta.
Se va acercando ligero,
el toro al abrevadero
con intención de beber.
¡Se para el amanecer,
a ver su andar altanero!
.
.
DULCE AMOR
.
Si en tu jardín el limpio firmamento
ilumina con luz de porcelana
la blanca flor que muy sutil emana
su deleitoso olor en casto aliento.
.
Si te cautiva el arrullar del viento
que cruza sigiloso tu ventana
y un hacecillo de la luz temprana
tenuemente ilumina tu aposento.
.
Si sientes que el rumor del agua pura
del río se transforma en oración
que recala a la orilla de tu cama.
.
Si ves, niña, el albor en noche oscura…
abre de par en par tu corazón,
¡es el amor quien a tu puerta llama!...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Como siempre,tus poesias denotan sensibilidad, romanticismo y una lírica envidiable.
Pablo

Anónimo dijo...

Como siempre,tus poesias denotan sensibilidad, romanticismo y una lírica envidiable.
Pablo