27 abr. 2008

S C H E H E R E Z A D E









SIMBAD EL MARINO

Para celebrar que hoy es sábado, que tenemos todo el fin de semana por delante, que son las ocho de la tarde y que he pasado a la situación ideal de que me importe un rábano lo que suceda en el PP, entre Rajoy y Esperanza Aguirre o, entre Sirera, Alberto F. y Montserrat Nebrera, me he sentado en un buen butacón y me he puesto a escuchar música, que tampoco está nada mal elegir esta opción de vez en cuando.
Me encuentro como flotando en una nube de fantasía tras haber escuchado las notas mágicas escritas por Rimsky-Korsakov al componer la maravillosa suite sinfónica, Opus, 35 “Scheherezade". Me da la sensación de haber estado sumergido en lo más profundo de un sueño convertido en un cuento oriental, con muy diversas y fantásticas situaciones.. . Basada en el cuento de “Las mil y una noche”, escuchando la música con los ojos cerrados, da la sensación de estar viendo navegar a Simbad el Marino en su barco, o cuando, con él, se ve envuelto en una enorme tempestad que lo arrastra hacia las rocas. Una música que refleja perfectamente el ambiente oriental en el que se desarrolla esta obra, con un solo de violín que te hace soñar con todo el esplendor de la época y con el arte de la narradora Schehrazada, que salvó su vida, interesando cada noche con sus cuentos al cruel Sultán.
Lástima que estos relatos fantásticos tan bonitos te hagan llegar con el pensamiento a un Bagdad actual lleno de atentados, muerte y destrucción.; es…como despertar de un bello sueño...
.
SIMBAD EL MARINO (Dedicado a mis hermanos Juan M. y Pablo, Capitanes de la Marina)
.
Asi cuenta Terly a sus nietos el relato de Simbad el Marino, después de haber escuchado a la magnífica “Münchner Symphoniker Orchestra”, interpretar “CHEHEREZADE”
.
CUENTO:
.
Aunque heredé una fortuna
no utilicé mi cabeza
y me sumí en la pobreza
el desastre y la amargura.
.
Debí embarcar con premura
para buscar la riqueza
y acometí alguna empresa
de arriesgada aventura.

Tras afrontar una lucha
con una enorme ballena
casi me arranca una pierna
la miserable criatura.

Navegando por las mares
apacibles y serenas,
llegué a una isla muy bella
de lagos, valles y pinares.

Me adentré por una gruta
con diamantes como estrellas
y cogí una saca llena
sin contención ni mesura.

Un ave como una mula
de alas grandes como velas
me cogió por la cabeza
y también por la cintura.

Sin delicadeza alguna
me soltó sobre una peña
en una montaña negra
y fea como ninguna.

Llegué de nuevo a la mar
después de mucho sufrir
y tras a un hombre abatir
a un barco conseguí trepar.

Pasadas tres singladuras
a una isla pude llegar
donde me hicieron casar
con la hija de Rey Abdula.

Era enorme su hermosura
pero murió de repente
y enterrar era vigente
vivo al marido en su tumba

Con una enorme fortuna,
sin que el Rey se diera cuenta,
me escapé por una puerta
sin vigilancia ninguna.

Tras cruzar una llanura
al mar conseguí llegar
para de nuevo embarcar
a ésta mi triste figura.

Muy alegre y con premura
por fin llegué a Bagdad,
mi gran y bella ciudad,
tras esta vida tan dura.

Con diamantes la amargura
mejor se pueden llevar
por eso no vuelvo a embarcar
por más que el cielo se hunda.

Terly
Copyright, Terly ©

14 comentarios:

Pedro dijo...

¡Enervante...! Me has hecho botar en la silla, con la ansiedad propia de mi inocencia, esperando ver el final de la historia...
¿Consiguió vender los diamantes en Amsterdam...?
¿Invirtió las ganancias en la Bolsa...?
¿Financió la campaña de un partido político...?
¡No explicas nada, Terly...!
Me has dejado con la miel en los morros...
¡Un abrazo, pirata...!

Natalia Pastor dijo...

La verdad, es que escuchando a Rimsky-Korsakov,con tu narración, es como embarcarte en un bergantin con rumbo desconocido en pos de aventuras.....

Eureka dijo...

Eres una caja de sorpresas, no puedo perdonarme no haberte enlazado antes desde mi blog para leerte siempre que pueda...

Terly dijo...

Pedro:
Todas tus preguntas serán respondidas una por una y así podrás saciar toda tu curiosidad, pero..., esto será después de la publicidad.
No te muevas de tu asiento ni parpadees, porque de lo contrario te lo vas a perder.

Natalia:
No puedo dejar de confesarte el hecho de que no tengo ninguna imaginación. Lo poco que haya podido aportar en esta entrada es mérito absoluto de Rimski-Korsakov.

Eureka:
Te agradezco muy sinceramente tu vitita. Estoy seguro de que habrá una buena amistad.
Debo decirte que prefiero el arte a la política aunque no puedo dejar de reconocer que la política, si se hace bien, es un arte.

Shikilla dijo...

Si ese es tu modo de contar cuentos, yo me apunto enseguida. Hay unos versos que los suscribo plenamente desde el principio al fin, los hago míos desde este mismo momento!

"Con diamantes, las amarguras,
mejor se pueden llevar,
por eso no vuelvo a embarcar,
por más que el planeta se hunda".

Bien por lo de los diamantes y bien por lo de los barcos, yo me mareo en ellos! así que lo suscribo, como te decía.

Un saludo

Anónimo dijo...

Agradezco con corazón fraterno tu dedicatoria, y para compensar tu esfuerzo poético, trataré de describirte en pocos trazos como está tu paraiso extremeño en el corazón de las Villuercas,al que llegué tan solo hace dos horas.

Cuando entras en el valle al atardecer, la primera sensación agradable que percibes en tus sentidos, es la fragancia salvaje, de miles de espinos floridos vestidos de blanco niveo, que el sol en su declinar los va tornando rosaceos. Su aroma es solo comparable al de la flor de azahar.
La dos sierras que flanquean el valle van tiñéndose de color aurrirosado al mismo tiempo que las flores de las jaras, que por doquier invaden las laderas de las manchas, timidamente van cerrando sus pétalos cobijando bajo ellos sus pistilos amarillos.
Los llanos, sembrados aquí y allá de encinas en flor y robles desarrollando sus hojillas verde pistachio, parecen gigantes en medio de un mar verde de hierba fresca,en el que las margaritas,los cantuesos y las matas de romero en flor, lucharan por su espacio vital.
Por la izquierda, el Guadarranque se hace oir, porque este año la lluvia ha sido pródiga en nuestro valle. A medida que nos acercamos al vado del río, echamos en falta el ver ciervas pastoreando entre las encinas. La explicación está en que han parido o lo están haciendo, y solo en noche cerrada se atreven a dejar la crias en sus encames para buscarse el sustento.
Al llegar al vado que te permite cruzar el río, sientes el remordimiento del que vulnera la virginidad del paisaje, pues es tal la pureza del agua que corre ante tus ojos, que te resulta una ignominia, meter en su cauce las ruedas contaminadas del coche. A pesar de todo, una fuerza extraña, te obliga a detenerte en medio de la corriente, para contemplar a derecha e izquierda el tunel arbustivo formado por los aliseos, los fresnos y algunas escobas en flor y escuchar los acordes del ruiseñor bastardo que desde los aledaños de su nido y movido por el celo que le quema,transmite a la hembra en huevos.
Enfilamos el camino hacia la casa flanqueado por el monte bajo y el brezo, y plantado en medio de él, un corzo con pelaje de verano, nos da la bienvenida, y luego de lanzar al aire su ladrido de aviso, mostrándonos el algodón blanco de su escudo, se aleja velozmente para refugiarse en lo más recóndito del monte cercano.
Recortada por la sierra Palomera, la casa con su tejado bermejo, y en la más absoluta soledad de las soledades, parece alegrase al vernos, cansada ya de tanta visita de insaciables cervunas, que no respetan distancias y descaradamente arremeten contra los geranios de las rejas y las plantas del porche.
La zorra que ya ha oido el coche, no tardará en hacer acto de presencia, y sentada ante la puerta de la casa, reclamará su ración.
Hay que encender el fuego a escape, pues la temperatura con el declinar del sol, hace que el termómetro en poco rato se hunda bajo cero.

Hace frío fuera, pero merece la pena contemplar aun que sea por unos instantes, el espectáculo de un firmamento casi tangible que invita a embriagarse de distancias infinitas. Al salir, el olor de la leña de encina ardiendo en la chimenea,hace que inspires profundamente como queriendo llenar tus pulmones de Extremadura. Das gracias a Dios que te permite disfrutar de su privilegiada naturaleza y corres bajo la mirada de tantas constelaciones, a refugiarte en un sillón, mientras en el hogar chisporrotean ya los troncos hechos ascuas.
SIMBAD

Terly dijo...

Hola Simbad:
Mi más fiel agradecimiento por traer a esta casa, a este ordenador amigo y que tantos amigos consigue hacer, a nuestra Extrenadura en la que paso a paso y muy lentamente va entrado la primavera en todo su esplendor proporcionándonos con su colorido el deleite de unos castillos artificiales hechos naturaleza y donde la mano del Todo Hacedor se adivina por doquier.
Esto es lo que tú me has hecho ver con tu relato haciendome una fotografía fidedigna de lo que en estos momentos está sucediendo en esa amada tierra nuestra.
De nuevo mi agradecimiento por esta participación en la que como siempre tu pluma (teclado) es sumamente acertada y descriptiva.
Espero tenerte por aquí para que nos hagas disfrutar con tus escritos y soñar con tus palabras.
Un abrazo.

Terly dijo...

Shikilla:
La mar, vista desde la soledad de un barco, aunque pocas veces he podido disfrutar de ella, es algo maravilloso, te aseguro que no te acordarías para nada del mareo.
Por el contrario yo creo que lo que si podría producirte esa sensación de inestabilidad, son los diamantes
Dicho esto y dando un giro de
360º, no puedo por menos que preguntarte...¿Cómo van las obras?
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Simbad, tu comentario es auténtica poesía. Me has recordado a un tío mío que, cuando era pequeña, me ayudó a escribir una redacción en la que describía el campo extremeño en primavera como una "explosión de colorido".
Saludos

Aguijón dijo...

Simbad,
Que bonito relato, ya me gustarí disfrutar de esos campos que cuentas.
Terly,
Con tu permiso contaré a mis hijos tu relato.

Militos dijo...

Terly: Entre marinos anda el juego.
Pero este gana por Rimsky Korsakov.

Te he dejado un premio Amistad en mi blog. Puedes pasar cuando quieras.
//Loreto1945-Militos.blogspot.com/

Shikilla dijo...

Como veo que aqui, en la trastienda de tu blog, se empieza a sentir el aire de Extremadura, te dejo un poema que publiqué en mi blog el 5 de abril del año pasado:

AMANECER

Cuando el ánimo se me hace pequeño,
tan minúsculo que se pierde,
y la esperanza se vuelve cometa
que se escapa de las manos.

Cuando siento al acabar el día
que me falta la fuerza suficiente
y se cierra el horizonte con rutinas,
nubes plomizas, que aprisionan el espíritu,

corro a mi amada campiña
para hacerme parte del paisaje,
como a un paraíso escondido,
repleto de aire de vida,

y ante el milagro infinito
de su extremeña belleza,
el silencio se hace voz
de encina, pizarra y tierra,

se aleja lenta la noche
dejando esperanzas nuevas,
y Tú, que lo puedes todo,
me permites que amanezca.


Un abrazo

Terly dijo...

Muy bonito, Muy bonito.
De nuevo personas como tú, amable y afectuosa, me traes a este rincón, aún de España, los aires, el sabor y la fragancia de mi Extremadura
He elegido estos dos versos como exaltación de lo que es mi tierra

...El silencio se hace voz
de encina pizarra y tierra

y estos otros dos, en cuanto a exaltación de lo Divino.

...Y Tú que lo puedes todo
me permites que amanezca

Gracias y un abrazo.

Álianar dijo...

Me encanta la fantasia y la aventura ¡y las has plasmado de maravilla! haces de tu poesia un viaje realmente emocionante.
¡Es genial! ;)